CHIHUAHUA.- En un experimento social copiado de un programa de televisión extranjero, el presidente municipal de Cuauhtémoc, Carlos Tena, se disfrazó de indigente en silla de ruedas, acudió a sus oficinas a pedir ayuda y, para su sorpresa, fue discriminado, rechazado e ignorado.

El propio alcalde dio a conocer el resultado de su experimento y dijo que se sorprendió de la experiencia o mala experiencia, la cual comenzó desde que llegó a las oficinas de la presidencia municipal.

Tena acudió a dos oficinas, entre ellas su propio despacho y reconoció que el trato fue igual: ignorado y discriminado, ni agua le ofrecieron.

Frustrado, se quitó el disfraz en medio de su oficina y tras el asombro de los empleados anunció que tomará medidas drásticas.

Información: Excélsior

Mantente informado en nuestras redes sociales.