Notaria Publica Cintillo ok

Guamúchil, Sinaloa.- Ciudadanos de Salvador Alvarado dieron digna sepultura a la bebé Ángela Alvarado Del Évora, la niña encontrada en la vía pública al interior de una bolsa de plástico el pasado lunes minutos después de nacer y que falleciera en el Hospital General.

Este día luego de que la Fiscalía General de Justicia del Estado entregará el cuerpo de la pequeña Ángela a las autoridades municipales, se llevó a cabo una misa de cuerpo presente en la Iglesia de nuestra Señora de Guadalupe.

Este caso causó gran conmoción entre la sociedad, lo cual se vio reflejado en la asistencia a la misa llevada a cabo en la Iglesia de Guadalupe, donde se hicieron presentes una gran cantidad de personas, así como también en el panteón municipal nuevo.

Durante la misa oficiada por los padres Bernardo Almodovar y Manuel Sauceda Navarro, agradecieron el amor por la vida de parte de la sociedad que se hizo presente, así como también el apoyo que dieron los paramédicos en su momento y personal del Hospital al tratar de salvaguardar la vida de la pequeña Ángela lo cual fue imposible, quienes dijeron no esta sola, ya que en toda la sociedad encontró una gran cantidad de padres y madres.

“Ángela no está sola, tiene muchos papás y muchas mamás, tiene muchos hermanos que la acompañamos”, expuso el padre Bernardo Almodovar.

Por su parte el presidente municipal Carlo Mario Ortiz Sánchez quien encabezó junto a su esposa Pier Angely Camacho de Ortiz, en todo momento los funerales de la pequeña Ángela, lamentó este caso sucedido en la ciudad, por lo que dijo se tiene que trabajar como sociedad para ser mejores, además de agradecer a cada una de las personas que decidieron acompañarlos en la despedida de quien se registró como Ángela Alvarado Del Évora.

“Le dimos una sepultura digna, que llevar los nombres de alguien que pudiera ser recordado, gracias de todo corazón a todos ustedes por no dejar sola a la pequeña Ángela, a la niña de Guamúchil como lo comentó el padre Bernardo, muchas gracias a todos ustedes de todo corazón”, expuso Carlo Mario Ortiz.

Al momento de que el pequeño feretro entró en la tumba, una gran cantidad de globos de color blanco fueron soltados hacia el cielo por los asistentes en el panteón municipal, como una forma especial de despedir a esta niña, caso que movió los corazones de una gran cantidad de personas, más no así el de la madre o sus familiares, de quienes hasta el momento no se sabe absolutamente nada.

Mantente informado en nuestras redes sociales.  

 Facebook: Puntualizando Portal 

 Twitter: @Puntualizandomx   

Instagram: @Puntualizando