Notaria Publica Cintillo ok

Dos capitanes del Ejército Mexicano fueron puestos a disposición de la Fiscalía General del estado (FGE) por la muerte de Brenda Orquídea Matuz Chacón.

Los hombres fueron identificados como José Antonio “N” y Agustín “N”, y son acusados de estar involucrados en el caso de la joven que fue reportada como desaparecida el pasado jueves 4 y hallada muerta 48 horas después.

Los militares fueron arrestados el domingo 7 de abril en la base militar de Chicoasén, junto con otros dos soldados.

La joven militar de 26 años de edad fue hallada muerta y su cuerpo apareció flotando en la presa de Chicoasén, en Chiapas, dos días después de haber sido reportada como desaparecida.

El padre de la joven militar aseguró al Ministerio Público que el pasado 4 de abril habló con él para decir que al siguiente día iría a visitarlo a su hogar, en la comunidad Emiliano Zapata, en el municipio de Cintalapa, al salir de las instalaciones del Batallón de Infantería de Chicoasén, a 46 kilómetros de Tuxtla Gutiérrez.

Desde ese momento empezó la búsqueda de la joven, a través de su familia, y fue la víspera que la Fiscalía General de Chiapas se sumó las labores de difusión al emitir la ficha de búsqueda.

Datos oficiales indican que el pasado viernes de 5 de abril, en vez de viajar a Cintalapa, la joven aceptó la invitación de cuatro militares para salir a dar un paseo.

Los cuatro hombres acompañaron a la joven hasta Tuxtla Gutiérrez pero tenía previsto regresar esa misma noche al batallón pero no lo hizo, informó la familia.

El padre de la joven informó que hasta ahora saben que testigos han dicho que la vieron por el embarcadero de la presa con otro elemento del Ejército.

En la mañana del sábado 6 de abril, la joven militar no se encontraba en su dormitorio y en la comunidad Emiliano Zapata su padre la espero para que se despidiera de su abuela que agonizaba y que finalmente murió horas después.

La familia de la joven al notar que el Ministerio Público no se interesó en abrir una carpeta de investigación, entonces empezaron a buscar a Brenda Orquídea, pero al ver la movilización, la Fiscalía emitió la ficha de búsqueda.

El lunes pasado por la mañana, Jesús Matuz recibió una llamada donde le decían que su hija había aparecido muerta, en el embarcadero de la presa, a pocos metros del batallón.

 Los cuatro militares con los que la joven salió a convivir están detenidos y serán puestos a disposición del Ministerio Público.

Brenda Orquídea Matuz Chacón era una soldado raso en el Campo Militar 31-E con sede en Chicoasén, informó la Fiscalía General en un comunicado.

La Fiscalía General del Estado (FGE) ya abrió una indagatoria por el deceso y se inició la carpeta de investigación 12-079-0405-2019.

Con información de Proceso y El Universal

Mantente informado en nuestras redes sociales.