[useful_banner_manager banners=177 count=1]

CHILPANCINGO, Guerrero.- Funcionarios federales y estatales acudieron a Puerto del Gallo, donde a principios de junio agricultores retuvieron a militares y estatales para exigir la entrega de abono, a fin de realizar la primera entrega de fertilizante con el objetivo de incentivar el cultivo de maíz.

Los productores recibieron bultos de fertilizante de sulfato de amonio, pues habían dicho que no querían el fosfato diamónico porque era el que utilizaban para nutrir las plantas de amapola que sembraban.

“Los campesinos dijeron que no querían el fosfato, que tiene otro tipo de sustancias, y que por versiones de ellos es que lo utilizaban para la producción de ese cultivo”, afirmó Pablo González Villalba, asesor del delegado federal en Guerrero, Pablo Amílcar Sandoval.

“Es lo que dijeron ellos, nosotros no podemos comprobar si se dedicaban a ese tipo de cultivos de enervantes y si utilizaban el fertilizante para esos fines”.

Tras la protesta, las autoridades entregaron dos mil toneladas de fertilizante a 4 mil productores de 30 pueblos de esa región de la Sierra de Guerrero.

Tras 24 años de que el Gobierno estatal y los municipios subsidiaban el fertilizante, el presidente Andrés Manuel López Obrador puso en marcha este programa nacional cuyo plan piloto inició en Guerrero.

Con una inversión de mil millones de pesos del Gobierno federal se le entregará el fertilizante a los productores.

Hasta principios de junio, el padrón era de 400 un mil productores inscritos para una superficie de 450 mil hectáreas de maíz.

Información: El Imparcial

Mantente informado en nuestras redes sociales.