[useful_banner_manager banners=177 count=1]

El presunto integrante del Cartel de Sinaloa, Luis Arellano-Romero –también conocido como ‘Bichi’, ‘Bichy’, ‘Helio’–, de 44 años, fue extraditado de México a El Paso, Texas para enfrentar cargos federales por crimen organizado ante la Corte del Distrito Oeste de Texas.

Arellano-Romero tuvo su aparición inicial ayer por la tarde ante la juez magistrada de los Estados Unidos, Anne Berton, en el edificio de la Corte Federal en el Centro de El Paso.

Actualmente, Arellano-Romero permanece bajo custodia federal, informó mediante un comunicado el Departamento de Justicia.

Tras su condena, el presunto miembro del Cartel de Sinaloa se enfrenta a cadena perpetua en una prisión federal.

Afronta cargos en misma  acusación de El Chapo

Según los documentos, en abril de 2012 Arellano-Romero fue incluido en la misma acusación federal ante la Corte Suprema en contra de Joaquín Guzmán Loera, alias ‘El Chapo’, en donde además se menciona a Ismael Zambada García, alias ‘El Mayo’, José Antonio Torres Marrufo ‘Jaguar’ y otras 20 personas responsables de la operaciones y gestión del Cartel de Sinaloa.

La acusación los señala de violar la Ley de Organizaciones Corruptas e Influentes de Racketeer, según informó el Departamento de Justicia (DOJ).

Según la acusación, Arellano-Moreno fue el guardaespaldas personal de Torres Marrufo que participó en numerosos secuestros y asesinatos como parte de los escuadrones de sicarios del ‘Jaguar’.

La acusación de 14 cargos federales en contra de Arellano-Moreno, devuelta el 11 de abril de 2012, señala al criminal de posesión y contrabando de drogas, portación de arma ilegal, conspiración de contrabando por más de mil kilogramos de cocaína, más de mil kilogramos de marihuana, lavado de dinero, crimen organizado, secuestro, entre otros crímenes, de acuerdo con autoridades.

La empresa

Según los documentos, el propósito del Cartel de Sinaloa es contrabandear grandes cantidades de marihuana y cocaína, así como otras drogas, a los Estados Unidos para su distribución.

“Las ganancias de las actividades de tráfico de drogas se devuelven a los miembros del Cartel y se utilizan en parte para comprar propiedades relacionadas con la operación del Cartel, incluidos bienes raíces, armas de fuego, municiones, chalecos antibalas, radios, teléfonos, uniformes y vehículos”, declaró el DOJ.

En un esfuerzo por mantener el control de todos los aspectos de sus operaciones, el Cartel y sus asociados, incluidos los miembros de las organizaciones criminales conocidas como ‘La Gente Nueva’ y los ‘Artistas Asesinos’ secuestran, torturan y asesinan a quienes pierden o roban activos, son desleales o son enemigos del Cartel de Sinaloa, se lee en la acusación.

Esto incluye el Cártel de Juárez, una organización de drogas competidora que en ese momento estaba dirigida por Vicente Carrillo Fuentes, así como su brazo de aplicación conocido como ‘La Línea’ y ‘Barrio Azteca’, se agrega.

Mataron a residente de Horizon por marihuana

La acusación también hace referencia a dos actos de violencia presuntamente cometidos por miembros del Cartel de Sinaloa. El primero, ocurrido en septiembre de 2009, cuando Torres Marrufo, Gabino Salas-Valenciano, Fernando Arellano-Romero (hermano) y Mario Iglesias-Villegas, bajo el liderazgo de Guzmán Loera y Zambada García, conspiraron para secuestrar y asesinar a un residente de Horizon, en el Condado de El Paso.

Específicamente, Torres Marrufo ordenó el secuestro de la víctima en respuesta por la pérdida de una carga de marihuana de 670 libras (303 kilogramos) incautada por la Patrulla Fronteriza en el puesto de control de Sierra Blanca el 5 de agosto de 2009.

Después del secuestro, la víctima fue llevada a Juárez, donde Torres Marrufo lo interrogó y ordenó que lo mataran. El 8 de septiembre de 2009, el cuerpo mutilado de la víctima fue encontrado en Juárez.

Asesinaron a novio después de la boda

El segundo, la acusación alega que el 7 de mayo de 2010, Torres Marrufo, Fernando Arellano-Romero e Iglesias-Villegas, bajo el liderazgo de Guzmán Loera y Zambada García, conspiraron para secuestrar y asesinar a un ciudadano estadounidense y a dos miembros de su familia.

Específicamente, Torres Marrufo hizo que un hombre con residencia en El Paso viajara a una boda en Juárez para confirmar la identidad de un ‘posible objetivo’, se lee en el documento.

“El objetivo era el novio, ciudadano estadounidense y residente de Columbus, Nuevo México. Bajo las órdenes de Torres Marrufo, el novio, su hermano y su tío fueron secuestrados durante la ceremonia de la boda y posteriormente torturados y asesinados”, informa el DOJ.

Sus cuerpos fueron descubiertos por elementos de la Policía de Municipal de Ciudad Juárez unos días después en la caja de una camioneta abandonada. Además, una cuarta persona fue asesinada durante el secuestro en la ceremonia de la boda, se lee.

“Esta investigación resultó en la incautación de cientos de kilogramos de cocaína y miles de libras de marihuana en ciudades de todo Estados Unidos. La Policía también tomó posesión de millones de dólares en ganancias de drogas que estaban destinadas a ser devueltas al Cartel de Sinaloa en México”, según la información del DOJ.

Autoridades señalan que agentes y oficiales confiscaron cientos de armas y miles de rondas de municiones destinadas a ser introducidas de contrabando en México por el Cartel de Sinaloa en su lucha de tomar el control de uno de los corredores clave del narcotráfico utilizados para llevar drogas a los Estados Unidos.

El fiscal federal John F. Bash, el agente especial a cargo Kyle W. Williamson de la División de El Paso de la Administración de Control de Drogas (DEA) y agente especial a cargo Luis Quesada de la Oficina de Campo de El Paso del FBI, realizaron ayer el anuncio de la extradición de Arellano-Moreno.

Con información de El Diariomx

Mantente informado en nuestras redes sociales.